Amigos, amigas: Ha llegado ese fastuoso momento que tan ansiosamente estaba esperando mi ejército de fans, de gusto exquisito, por cierto; no en vano, seguir las historias de Mala te dota de un allure y de una distinción sin igual. Y gracias a este conjunto de lectores y lectoras de corazón noble y criterio literario absolutamente incuestionable,  el blog de Mala de los Nervios, goza ya de unos 2500 seguidores. Como comprenderéis, estupefacta a la par que ojiplática me hallo, con lo cual, ¡CELEBRÉMOSLO! Pues bien, os presento a la Nueva Maravilla del Mundo: LA TAZA DE MALA. Olvidaos del Taj Mahal y de todaLEER MÁS

En mi casa siempre ha habido una máxima: no se habla de dinero. Y punto. La verdad es que en caso de hacerlo, tampoco tendríamos mucho de lo que hablar. Es lo que tiene ser parte del modesto proletariado. Pero una cosa no quita a la otra. Éramos humildes, sí; pero conservábamos el mismo savoir faire que la gente adinerada y con poderío: hablar de dinero es muy personal y no se saca a relucir por ahí. Así me criaron y así sigo practicando esa religión. Sin embargo, hay ciertos individuos e individuas que, por varios motivos, se pasan el día dándome más cifras queLEER MÁS

Hace varios días, charlando con unos amigos saqué a relucir el tema de la envidiable y meritoria vida profesional de un viejo conocido por todos los presentes en la conversación. Efectivamente, amigas y amigos, el deporte que estaba practicando en ese momento era el único del mundo que no requiere de unas capacidades físicas dadas, ni necesita calentamiento ni estiramientos previos. No se considera todavía deporte olímpico, aunque por el número de practicantes debería serlo. Sin duda me estoy refiriendo a la actividad universal por excelencia: hablar de los demás. Qué bien se nos da a todos y a todas. Sin diferencia de edad, culturaLEER MÁS

Mi amiga Mari Carmen es todo un personaje. Sabe de todo o hace que sabe de todo, nunca me ha quedado claro. El caso es que si te encuentras en un momento de indecisión o de no saber cómo solventar un problema, ahí está ella para aclararte cualquier incertidumbre, sea la posología del Voltarén o comprar las mejores pastillas de freno para el coche. Efectivamente, puede que no tenga ni idea de lo que habla, pero tal y como te lo vende, te hace creer en los elfos si es necesario. Lo cierto es que una de las cualidades de las que más presume esLEER MÁS

Es el mejor título que he encontrado para agrupar ese tipo de programas en los que en principio se va a cantar pero, aprovechando la coyuntura, ya de paso hacen el idiota, cuentan sus miserias para dar penita o van a hacerse famosos para salir luego en el Lecturas. Y lástima que la Interviú ya no existe, porque hacerse una portadita era otro de los grandes clásicos. Pero ante todo, y aunque no lo parezca, me han dicho que el objetivo de estos espacios televisivos es convertir a sus concursantes en estrellas de la música o como quiera que se llame eso que hacen. Además,LEER MÁS

Como experta en temas amorísticos que soy y, dado el texto publicado en este mismo blog la semana pasada, es de apremiante necesidad que tratemos en esta ocasión el asunto opuesto: aquellas conductas o rasgos que al menos a mí, Mala, me resultan altamente deseables. Erotizantes a tope. Sin más preludios, centrémonos entonces en el núcleo de la cuestión, pues no hay tiempo que perder: -La ironía y el humor por bandera: Un comentario socarrón por aquí, una burla finamente hilada por allá, reírse de sus patosidades por un lado, presumir con irónica gracia de sus virtudes por otro, o hablar de algo cutre comoLEER MÁS

Cuando le echas el ojo a alguien tiendes a elevar a la categoría de lo extraordinario todo lo que dice y hace. Ni te planteas si tiene defectos. ¡Cómo los va a tener! ¡Es una criatura celestial! De repente, te ves poniéndole un marco de oro a todo lo que te cuenta. Así, si te dice que tiene un perro al que adora que se llama Bobby, lo conviertes mentalmente en el hombre de tu vida. Da igual si ha defraudado a hacienda o si ha robado el Códice Calixtino. Ama a su perro y veía la serie Doctor en Alaska; datos suficientes para concluirLEER MÁS

Señoras, señores; aquí hay temazo. Comencemos, pues. El día de tu cumpleaños es una fecha curiosa. Se trata de un acontecimiento que proporciona variedad de sensaciones según sea el homenajeado, de modo que para algunos solo aporta mera indiferencia, para otros es un motivo más para estar deprimidos debido al inexorable paso del tiempo, y, antagónicamente a estos, están aquellos o aquellas que lo toman como un día de gozo y alegría merecedor de todo tipo de festejos. …..Y POR OTRO LADO ESTOY YO. Queridos lectores y lectoras, me declaro la única persona en el mundo que pasa una vergüenza horrorosa el día de suLEER MÁS

A esta gente directamente no la soporto. Se trata de ese tipo de persona que se considera a sí mismo un alma iluminada capaz de despertarnos en los demás la fe en la perfección, bien con su mente privilegiada, bien con sus decisiones acertadamente tomadas o bien con su belleza sin igual. ¡Qué pelmas, por favor! Lo peor de todo es que te comentan todos sus superpoderes, te hablan de su sublimidad en tal materia y te narran cuán especial es esa pintita que tienen en el iris de sus ojos; pintita que por supuesto, tú, como individua mundana, no tienes. ¡Faltaría más! Para ilustrarLEER MÁS