Madre del amor hermoso, esto ya empieza a alarmarme. Oye, que de vez en cuando tiene su gracia ser olvidadiza y despistada; como por ejemplo que se te caiga del neceser la compresa plegada en pleno mostrador de un bar, justo cuando estabas buscando en el bolso esa calderilla suelta que tintineaba cada vez que dabas un paso. Encima, con los colores discretos que tienen esos paquetitos, ¿verdad? Combinan fetén con la superficie de mármol blanco. Así que de repente, -PLOC-, un sobrecito de plástico amarilllo o verde lima fosforinchi, decorado también con pintitas color fucsia mezcladas con lunares naranja flúor. Como veis, colores muyLEER MÁS

Siempre me ha gustado realizar sondeos sobre quién se lleva la peor parte en cuestión de hermanos. Me encantaría admitir que el resultado de dichas encuestas ha reforzado mi teoría, porque convencida estoy de que ser la mayor es un rollo de descomunal magnitud; pero no ha sido así. La conclusión del estudio es que CADA UNO SE QUEJA DEL PUESTO QUE LE HA TOCADO. De manera que el pequeño se queja de cargar con las culpas de todo, el del medio porque pasa inadvertido y el mayor porque ha de ser responsable. Pero atención, damas y caballeros; desde mi posición de hermana mayor, yoLEER MÁS

Si una estuviese huérfana de complejos, todavía tendría su gracia estrenarse con alguno. Siempre dan vidilla a la existencia y te ayudan a montar pollos en casa; que creas o no, eso motiva a cualquier pareja: -¡Que te digo que tengo los ojos de sapo! -Que no, que los tienes muy bonitos. -¡Eso me lo dices por decir! -Que no, que salta a la vista. -¿No ves cómo saltan? ¡Eso es porque los tengo saltones! Buaaaaaa, soy feaaaa, soy feaaaa. Como veis, meneíto a la vida cotidiana sí que aportan. Sobre todo conmigo, que convierto un padrastro de una uña en una psicosis multidimensional. PorLEER MÁS

Por puro clamor popular he decidido de una vez por todas ahondar en una cuestión que hasta ahora no había tratado: el fútbol. Sus dimensiones faraónicas, con cientos de subtemas imposibles de comprimir en un humilde texto como este provocarán el comienzo de una nueva serie en el blog dedicado a esta materia. Comencemos hoy con uno de sus vértices fundamentales: LOS FUTBOLISTAS. Son, evidentemente, una de las partes más atractivas de este imperio. No en vano, cuestan mucho dinero, producen mucho dinero y ganan mucho dinero. Obviamente, son fuente de admiración y de devoción. Muy bien, ningún problema al respecto. Lo único que meLEER MÁS

Qué larga se ha hecho la espera, ¿verdad? Menos mal que lo he llevado mejor gracias a los comentarios tan riquiños que me habéis dejado. ¡Os habéis pasado de generosidad! ¡Cuántas palabras bonitas y con qué ilusión las recibo! No os lo podéis imaginar. Tan honrada me siento que hasta os he grabado esta chorrada integral de vídeo. ¡Qué verguenza he pasado! Señorrr, lo que tiene que hacer una por sus fanses. Y ojo al tema, que ha sido grabado todo en un plano secuencia que ya querría para él Michael Haneke. Nada de cortar en posproducción los momentos bochornosos. Eso lo dejo para losLEER MÁS

Amigos, amigas: Ha llegado ese fastuoso momento que tan ansiosamente estaba esperando mi ejército de fans, de gusto exquisito, por cierto; no en vano, seguir las historias de Mala te dota de un allure y de una distinción sin igual. Y gracias a este conjunto de lectores y lectoras de corazón noble y criterio literario absolutamente incuestionable,  el blog de Mala de los Nervios, goza ya de unos 2500 seguidores. Como comprenderéis, estupefacta a la par que ojiplática me hallo, con lo cual, ¡CELEBRÉMOSLO! Pues bien, os presento a la Nueva Maravilla del Mundo: LA TAZA DE MALA. Olvidaos del Taj Mahal y de todaLEER MÁS

En mi casa siempre ha habido una máxima: no se habla de dinero. Y punto. La verdad es que en caso de hacerlo, tampoco tendríamos mucho de lo que hablar. Es lo que tiene ser parte del modesto proletariado. Pero una cosa no quita a la otra. Éramos humildes, sí; pero conservábamos el mismo savoir faire que la gente adinerada y con poderío: hablar de dinero es muy personal y no se saca a relucir por ahí. Así me criaron y así sigo practicando esa religión. Sin embargo, hay ciertos individuos e individuas que, por varios motivos, se pasan el día dándome más cifras queLEER MÁS

Hace varios días, charlando con unos amigos saqué a relucir el tema de la envidiable y meritoria vida profesional de un viejo conocido por todos los presentes en la conversación. Efectivamente, amigas y amigos, el deporte que estaba practicando en ese momento era el único del mundo que no requiere de unas capacidades físicas dadas, ni necesita calentamiento ni estiramientos previos. No se considera todavía deporte olímpico, aunque por el número de practicantes debería serlo. Sin duda me estoy refiriendo a la actividad universal por excelencia: hablar de los demás. Qué bien se nos da a todos y a todas. Sin diferencia de edad, culturaLEER MÁS

Mi amiga Mari Carmen es todo un personaje. Sabe de todo o hace que sabe de todo, nunca me ha quedado claro. El caso es que si te encuentras en un momento de indecisión o de no saber cómo solventar un problema, ahí está ella para aclararte cualquier incertidumbre, sea la posología del Voltarén o comprar las mejores pastillas de freno para el coche. Efectivamente, puede que no tenga ni idea de lo que habla, pero tal y como te lo vende, te hace creer en los elfos si es necesario. Lo cierto es que una de las cualidades de las que más presume esLEER MÁS

Es el mejor título que he encontrado para agrupar ese tipo de programas en los que en principio se va a cantar pero, aprovechando la coyuntura, ya de paso hacen el idiota, cuentan sus miserias para dar penita o van a hacerse famosos para salir luego en el Lecturas. Y lástima que la Interviú ya no existe, porque hacerse una portadita era otro de los grandes clásicos. Pero ante todo, y aunque no lo parezca, me han dicho que el objetivo de estos espacios televisivos es convertir a sus concursantes en estrellas de la música o como quiera que se llame eso que hacen. Además,LEER MÁS