Bailo y canto por la calle y me importa un pimiento

Bailo y canto por la calle y me importa un pimiento

MalabeyoncéYo es que soy rarísima.

Resulta que me muero de la vergüenza si tengo que hablar con el presidente de la comunidad de vecinos, pero luego me marco sin problemas el pasito de Michael Jackson en el vídeo de Beat it.

Ojo, todavía me queda mucho para ser la loca del pueblo, ya que mis coreografías callejeras solo las hago si voy acompañada, que queda como mucho más normal, dónde va a parar. Es más, si tú te arrancas a hacerte un Beyoncé en la zona de las terrazas, así visto, la verdad es que parece un poco fuera de lugar; ahora bien, si le estás explicando al que llevas al lado cómo es un paso de baile principal, pirueta incluida, no me negaréis que es muchísimo más natural. Puede incluso que nadie te mire.

Que nadie te mire por pura vergüenza ajena, quiero decir, y eso ya es una preocupación que te sacas de encima.

Lo cierto es que lo mío como que muy habitual no es. Me refiero a ir por la vida asegurando, jurando y perjurando que soy muy tímida y luego en pleno paseo marítimo me pongo a discutir con el Costillo sobre el baile de Madonna. Le digo a la vez que ejecuto:

“PASO-PASO-VUELTA-APOYO EN CADERA-PASO-LEVANTO PIERNA-MEDIA VUELTA-BRAZO AL AIRE”

[“¡Heyyyy, Malaaa, menuda marchaaa!”. Nada, una vecina que pasa. Saludo con una amplia sonrisa; ni me abochorno ni nada por el estilo, yo a lo mío].

Mientras tanto, mi Costi, que baila como un pato pero tiene opinión para todo, responde:

“Es PASO-PASO-VUELTA ENTERA-APOYO EN CADERA-PASO-LEVANTO PIERNA-BRAZO EN EL PECHO”

(Y todo esto interpretándolo en medio de las hordas de gente que pasaban por nosotros).

Y que no y que no. Que era como decía yo y nada más que hablar. Al final, como siempre, tuvimos que tirar de móvil y Youtube para comprobar quién tenía razón: ninguno de los dos. Ya se intuía.

Consecuentemente te quedas como desairada y sacas otra coreografía que sabes que te va a llevar al estrellato en este demente concurso: el Single Ladies. Vamos, que a nadie se le ocurra decir que yo no lo hago igual que la Beyoncé. Entonces comienzo en pleno paseo (atención, que ahora no solo bailo, sino que también canto en voz alta):

“Oh-oh-ohhhh…PASO-PASO-PUÑOS HACIA ABAJO-PAUSA-PASO-PASO”

“Ni de coña!”-me dice el Costi. “Es así, mira:” (y se pone a hacer el bailecito en cuestión pero por lo bajini y sin que se note mucho)

Qué jodío, pues iba a tener razón. Si es que siempre me gana en todo, ¿acaso no le es suficiente? ¿También tiene que meterse en mi terreno? ¿En el del cante y el baile?

Como ya estaba harta de sacar todo el rato el móvil en la calle para hacer las comprobaciones necesarias, haciéndonos parecer más idiotas de lo que ya éramos, cortamos el tema y nos pasamos a otro sin problema ninguno.

El caso es que aunque nuestra conversación se centre en el fallo del Supremo que beneficia a los bancos, desconozco qué tipo de partículas flotan en el aire, que me incitan a canturrear aprovechando cualquier silencio. Empiezo con un leve “Naranianooooo… I still want youuu…niano nanoooooo….bsssmmmmsnianoooo” [ahí estoy rumiando la parte que no me sé -raro en mí, cierto es-] y ya me voy viniendo arriba y vuelta a la primera estrofa.

Es momento entonces de retomar la canción desde el primer verso y entre los dos la vamos cantando de principio a fin. No sé cómo de impertinente está ahora la SGAE con el tema de las canciones, pero dado que antes no te permitían ni cantarlas en la ducha, reconozco que a veces mientras camino veo a ambos lados por si hay alguien con cara de ponerme una demanda por reproducción ilegal de una obra registrada.

Seguimos caminando y nos vamos viniendo arriba:

“Wanna live like common people like you /

 Wanna live like common people like you….” [y así unas cuantas veces, acercándonos al súper final, que ahí viene, que asoma, que se aproxima….Vamos que nos vamossssssss]. Así que en medio de la calle llega por fin el júbilo cantando el gran final:

“WANNA LIVE WITH COMMON PEOPLE LIKE YOUUUUUUUUUU LA LA LA LA/

YOUUUUUU LA LA LA LA/

YOUUUUUU LA LA LA LA/

YOUUUUUU LA LA LA LA LA OHHHH YEAHHHH”

Las señoras que salen de la misa, los chavales que vienen del entrenamiento de balonmano y los padres que van a recoger a su hijo a clase de inglés se nos quedan mirando. Sin embargo yo solo tengo ganas de decirles: “¡Es el Common People de Pulp! ¿¿A quién no le gusta Pulp??”.

Mostrarme feliz no me da vergüenza. Así que, efectivamente, me importa un pimiento lo que digan.

 

2 comentarios

  1. Hola,
    Me ha encantado lo del single ladies. Con el dibujo incluido. Jajajajaja 😂😂😂.
    Yo, cuando voy con los auriculares tb canto lo que me da la gana y que le den a los demás. Sigue así que nos haces reír muchísimo.

    1. Hola!
      Canta, Almu, canta por bulerías si te da la gana! La calle es de todos. Estaría bueno q no pudiera canturrear mientras paseo.

      Eso sí, mientras no cantes a Melendi, no creo q molestes a nadie. 😁
      Abrazoo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *