Las tías molamos mazo

Las tías molamos mazo

Mala virgenLas mujeres somos una pasada, así de clarito comienza esto.

Confieso que llevo varias días dándole a la cabeza (ya sabéis que es mi actividad favorita en la vida) sobre cómo enfocar un escrito dedicado a nosotras sin caer en tópicos que no se hayan dicho ya estos días. Tarea difícil, ¿verdad?

Desde luego, lo que sí no me apetece es ponerme en plan politóloga o líder de masas, porque aunque tenga claro lo que pienso, en realidad lo que me gustaría es hablar de nosotras desde lo pequeño. Y ESE PEQUEÑO NOS HACE MUY GRANDES.

¿Y qué significa hablar de “lo pequeño”? Pues para responder a esto me voy a remitir a mi queridísimo Forges y a una de sus viñetas que leí hace tiempo. El cuadro era el siguiente: una señora responde al cuestionario típico de un funcionario, el cual le preguntaba: “¿Profesión?”, y la mujer responde: “maestra, enfermera, contable, niñera, cocinera, costurera, taxista, amante sensual…” A lo que el funcionario responde: “No hay espacio para tanto, señora”. Y le contesta ella: “Ponga mejor Ama de casa”. Un aplauso para el maestro Forges, porque resume esas cositas que no lucen mucho pero que nos hacen enormes.

Por otra parte, si trabajamos fuera de casa con un horario imposible; llegando a las tantas a cenar, pasando días fuera por culpa de un curso de formación…

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ATENCIÓN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 

Eres una mala madre y una mala mujer. Incluso hablarán de ti como una trepilla que antepone su carrera a sus hijos, a su marido/loquesea y solo quiere triunfar en el mundo laboral. Pero, ¿y si le damos la vuelta a la tortilla y es el maromo el que se pasa horas fuera, el que llega a las quinientas a casa y el que se pasa una semana en el curso de formación?

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡OHHHHHH, ÁNGELES DE LOS CIELOS, BAJAD A VER ESTA MUESTRA DE AMOR FAMILIAR,  DE RESPONSABILIDAD, DE PROTECCIÓN, DE SABIDURÍA, DE VOLUNTAD Y PERSERVERANCIA!!!!!!!!!!!!

Puaaajjjjjjjj, directamente me entra ganas de potar. Perdonad el argot callejero, pero ya sabéis que la Jessi, la choni que llevo dentro, sale de vez en cuando, (y yo encantada, porque es muy buena chiquilla y siempre tiene ideas chonacas interesantes).

Continuemos entonces. O sea, nosotras somos unas arpías que solo queremos medrar, y ellos son unos querubines que, vaya por dios, hay que ver lo que trabajan para que a su familia no le falte de nada.

Y qué me decís de cuando un tío presenta a su novia en una comida familiar? Si la tía es parlanchina, muestra su compromiso político-social y,encima, habla alto…uyuuyuyuyuyuuuuuuuuu. No séee, pero ya estoy viendo cotilleos por lo bajini entre plato y plato. “Qué ansias de protagonismo tiene esta chica. Parece una mandona , o sea que no me gusta para nuestro hijo”.

Y si se trata de una chica que lleva a su novio, repitiéndose el patrón de antes, pero con dos bolsas escrotales de diferencia, aquí tenéis la posible reacción:

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AYYYYYYY, PERO QUÉ CHICO TAN ENCANTADORRRRR. QUÉ SIMPÁTICO, QUÉ INTELIGENTE ,QUÉ SENSIBILIDAD HACIA LOS PROBLEMAS SOCIALES Y QUÉ RISA TAN CONTAGIOSA TIENE!!!!!!!!!!!!!!!!! 

Y ya no te digo si tienes cuarenta tacos y tienes tus rolletes, en vez de un marido como dios manda. Comentarios de posible gente de alrededor: “Bueno buenoooooooo. Pero a ver, que esto no es serio; que ya tiene una edad. Y callaaa, ¡que me han dicho que ahora usa el Tinder! ¡Como si fuera una cualquiera!” Vale, pongamos que tienes un primo de iguales características y que hace lo mismo. Veamos opiniones habituales:

“ FULANITO ES LA LECHE! OYE, PERO SIEMPRE HA SIDO ASÍ: UN ESPÍRITU LIBRE, QUE LE ENCANTA VIAJAR Y DESCUBRIR COSAS NUEVAS. AHORA CONOCE A CHICAS EN TINDER Y TODO ESO. ¡POR MÍ, GENIAL!” 

¿No tiene bemoles la cosa? Mira, que ya me estoy poniendo que me va a dar un ataque.

:::::::::::::::::::::”Riiiiiiiiiiinnnnnnnnnnnggggg”::::::::::::::::::::::

Joerrrr, Ansi, que acaba de llamar al portero automático. Estoy yo ahora como para aguantarla. La muy brasas sabía que iba a escribir sobre este tema y me daba a mí que iba a hacer acto de presencia. Bueno, le acabo de decir que estoy liada y con el pelo sucio, así que no bajo. Pero a esta ya me la conozco y fijo que vuelve.

Prosigamos con la materia. ¿De verdad que no os enerva todo este asunto?

¡Ah! y al loro; amigas y amigos, que todo esto lo tenemos que vivir, o más bien sufrir, sumándole un gran complemento: el de ser guapas.

:::::::::::::::::::”Riiiiiiiinnnnnggggg” :::::::::::::::::::::::

¡Que ya os lo decía, que ya os lo decía! Ansi, que dice que quiere subir a mi piso. Esta tía no sé cómo lo hace pero siempre me gana. Nada, ahí la tengo plantada en la sala de estar. Le digo que se vaya a hacer una café de cápsula, a ver si me deja un segundo al menos.

Porque eso ya lo tenemos marcado a fuego. Hay que ser bellas ninfas de un paraje bucólico: sin efecto michelín, sin tetas caídas, sin celu; vientre como una tabla, delgadas-por-supuesto y súper mamis que hacen footing con el carrito, mientras lucen abdominales y van hablando a la vez con el Consulting Manager de su súper empresa.

Teléfono móvil de dos mil euros, obvio.

Tenemos también la versión “no mami”, que es cambiar el carrito del bebé por el perro atado con correa. Juro por todos los santos, que en mi pueblo a alguna he visto en ese plan. ¿Longitud del trayecto? Ciento veinticinco metros de penuria posturil.

Y ahora que lo pienso, lo de correr con el carrito o perrito también debería haberlo citado Forges. Porque tiene su truco, ¿eh?

 

 

 

2 comentarios

  1. Muy bueno “Mala”, como siempre das en el clavo.
    Las mujeres trabajamos el doble que los hombres para demostrar nuestra valía.

    LAS MUJERES SOMOS LAS MEJORES Y LO SABEMOS.

    😁😁😁😁

  2. Author

    Lo peor es que nuestro trabajo está tan poco valorado! son las tareas que no se ven, que no lucen. Pero llevamos trabajando toda nuestra vida.

    Lo dicho, las tías molamos mazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *