Qué rabia me da no poder empezar a lo grande, despotricando de ese algo que me molesta y poniéndolo fino fino; lo que se dice de verano. ¿Por qué? Porque resulta que lo que podría causarme ciertas perturbaciones son unos seres monísimos que te mueres, lindísimos y megasimpáticos; que me abrazan, me dan besitos y me ofrecen Gusanitos de forma desinteresada. ¿Existe un gesto de fraternidad amorosa más grande que  ese? Bueno, más bien me regalan un único Gusanito mientras ellos se quedan con el puño lleno. Empiezan pronto a conocer el valor del Capitalismo. Repartir por doquier no es lo suyo. Así que yo observo esaLEER MÁS