En mi pandilla de amigas, antes hacemos sincronizar nuestros cuerpos en una piscina a lo Gemma Mengual, que lo que es sincronizar horarios y agendas. Es más, puede que consigas que te dejen entrar en el Despacho Oval de Donald Trump con mucha más facilidad que la nuestra para quedar un día todas juntas: [Riiiiiiing, riiiiiing] -Despacho del señor Trump al habla. -Hola, soy Mala de los Nervios y querría acercarme hasta ahí para escupirle a la cara a ese señor de la cara rosa y pelo amarillo. ¿Cuándo podría ser? -Espere un momento, por favor, que tenemos la agenda a reventar. ¿Sería para unLEER MÁS

Yo, no contenta con querer ser top model, artista, humorista, activista de los derechos humanos, intelectual, pacifista, superdotada y eternamente joven y grácil; he llegado a la conclusión de que también soy psicóloga en mis ratos libres. Lo cual indica que, además de polifacética, me la trae al pairo lo del intrusimo profesional. En cualquier caso, esta faceta mía como terapeuta me la tomo muy en serio; no creáis que me leo la revista Psychologies y luego me agencio como míos algunos de sus consejos. Para nada. De hecho el único contacto que yo he tenido con esa revista era leer sus titulares en elLEER MÁS

Señoras, señores; aquí hay temazo. Comencemos, pues. El día de tu cumpleaños es una fecha curiosa. Se trata de un acontecimiento que proporciona variedad de sensaciones según sea el homenajeado, de modo que para algunos solo aporta mera indiferencia, para otros es un motivo más para estar deprimidos debido al inexorable paso del tiempo, y, antagónicamente a estos, están aquellos o aquellas que lo toman como un día de gozo y alegría merecedor de todo tipo de festejos. …..Y POR OTRO LADO ESTOY YO. Queridos lectores y lectoras, me declaro la única persona en el mundo que pasa una vergüenza horrorosa el día de suLEER MÁS

Resulta que hay días que se me da por hacerme la supersociable y, aprovechando que en mi pueblo hay fiestas patronales dejo caer que, aquellos que quieran, se traigan a sus jóvenes vástagos para pasar la tarde en las atracciones de la feria. Este plan de ultradiversión total nace del propósito que me he marcado para dejar de ser un bicho, y convertirme así en una persona nivel-normal que propone actividades de inagotable desparrame para toda la familia. La idea está bárbara, así de primeras. Vamos, vamos… ¿quién no quiere pasarse el horario vespertino bajo un sol abrasador que ha decidido instalarse justo el díaLEER MÁS

Qué rabia me da no poder empezar a lo grande, despotricando de ese algo que me molesta y poniéndolo fino fino; lo que se dice de verano. ¿Por qué? Porque resulta que lo que podría causarme ciertas perturbaciones son unos seres monísimos que te mueres, lindísimos y megasimpáticos; que me abrazan, me dan besitos y me ofrecen Gusanitos de forma desinteresada. ¿Existe un gesto de fraternidad amorosa más grande que  ese? Bueno, más bien me regalan un único Gusanito mientras ellos se quedan con el puño lleno. Empiezan pronto a conocer el valor del Capitalismo. Repartir por doquier no es lo suyo. Así que yo observo esaLEER MÁS