Yo no sé qué pasa, pero cuando alguien cuenta que vio algo de la mierdi-tele fue porque estaba haciendo zapping. Pongamos que estás con una película de Lars Von Trier, y eso; que haces zapping un ratillo y justo te paras dos segundos en el programa de los vestidos de novia, donde descubres que la chica se queda con el modelito de escote corazón. Así que comentas con el Costillo: “pues era mucho más bonito el de escote barco, no me digas”. El Costillo, que a marujo no le gana nadie me responde : “ ¿pero tú te has fijado en su familia? Menuda pandaLEER MÁS

Vaya por delante que en casa tengo lo que se llama un MAROMAZO: alto, guapo, estiloso, culto, ingenioso, graciosísimo…y un etcétera de cualidades solo propias de él o de alguna deidad de la Grecia Antigua. El problema es que mi Costillo tiene, digamos, un pequeño defecto. Pero vaya, una cosilla así, sin importancia, que tampoco nos vamos a cebar ahora con el muchacho; y es que resulta que de vez en cuando, tiene ganas de ñaca-ñaca. Sí, hombre; que ya sabéis por dónde voy; de ñaca-ñaca, de kiki, de revolcón, de vicio y fornicio, de polvete. Resumiendo: de darle un homenaje al cuerpo. Ya veis,LEER MÁS