La primavera es una estafa como una catedral, vamos. ¿Qué es lo que te venden? Tías megafelices con sus vestidos de flores, niños haciendo la croqueta ladera abajo sobre verdes prados, una cena en la terraza de un ático de lujo o en un local playero finolis, de esos estilo ibicenco, que ahora se llaman de todo menos “chiringuito”. A saber: lounge, cool bar&beers, chillout coffee….¿pero qué chorradas son esas? En la vida normal, la verdad es que pareces un poco imbécil hablando así: – Hola Menchu, ¿qué tal la salida de ayer? – Fenomenal. Primero fuimos al lounge bar, después a una terraza chill out y porLEER MÁS

Y para mi dermatóloga, para ser exactos, que vigila todos los lunarcillos de mi cuerpo serrano con una lupa, incluso los espacios que hay entre los deditos de los pies. Con lo cual, no solo tienes que estar pendiente de haberte depilado bien, sino también de no llevar pelotillas de lana en los pies, porque ya sabéis que aquí, mi menda, es un friolera y va con los pinreles repletos de pelotillas de pelusas de mis míticos calcetines con 80% lana merina. Me gustaría encontrarlos al 100%, pero en un mundo de poliésters, ya poco puedo hacer. Y lo peor de todo es que teLEER MÁS

Hay que ver qué envidia me da esa gente que va organizando con alegría y entusiasmo sus días de asueto. En cuanto al tipo de ocio elegido para estas jornadas en las que no le vas a ver el careto a tu jefe (¡bendita Semana Santa!), los criterios que entran en juego son diversos y todos comprensibles: el presupuesto monetario, los ánimos de cada uno e, incluso, todo el trabajo que tienes pendiente de tu propio trabajo que debes acabar para que al llegar al trabajo no te echen del trabajo. Es decir: LA VIDA MISMA. ¿Y qué me decís de esos opositores que seLEER MÁS

Las mujeres somos una pasada, así de clarito comienza esto. Confieso que llevo varias días dándole a la cabeza (ya sabéis que es mi actividad favorita en la vida) sobre cómo enfocar un escrito dedicado a nosotras sin caer en tópicos que no se hayan dicho ya estos días. Tarea difícil, ¿verdad? Desde luego, lo que sí no me apetece es ponerme en plan politóloga o líder de masas, porque aunque tenga claro lo que pienso, en realidad lo que me gustaría es hablar de nosotras desde lo pequeño. Y ESE PEQUEÑO NOS HACE MUY GRANDES. ¿Y qué significa hablar de “lo pequeño”? Pues paraLEER MÁS

¡Cómo se agradece tener buenas amigas! Ahí están para lo bueno,para lo malo y lo regulín. Y luego está Ansi (lo sé, imposible olvidarse de ella, pero por si acaso os la vuelvo a presentar aquí). Ella no es que se preocupe por ti y acuda en tu ayuda a las tres de la mañana si hace falta. No. Ansi ya se anticipa a tu problema, es como una pitonisa de las madrugadas televisivas. Entonces, ya os lo podéis imaginar; se chulea cantidad ante el resto de la pandi porque ella es siempre la primera en conocer mis más íntimas urgencias amiguiles. Incluso se haLEER MÁS

Vaya por delante que en casa tengo lo que se llama un MAROMAZO: alto, guapo, estiloso, culto, ingenioso, graciosísimo…y un etcétera de cualidades solo propias de él o de alguna deidad de la Grecia Antigua. El problema es que mi Costillo tiene, digamos, un pequeño defecto. Pero vaya, una cosilla así, sin importancia, que tampoco nos vamos a cebar ahora con el muchacho; y es que resulta que de vez en cuando, tiene ganas de ñaca-ñaca. Sí, hombre; que ya sabéis por dónde voy; de ñaca-ñaca, de kiki, de revolcón, de vicio y fornicio, de polvete. Resumiendo: de darle un homenaje al cuerpo. Ya veis,LEER MÁS

No sé por qué, pero hay cosas en la vida que siempre le ocurren a todo el mundo menos a ti. A saber: nunca te toca la cesta de navidad del súper, nunca consigues la mega ganga de la que te puedas chulear, nunca tienes un hijo feo y; nunca, JAMÁS DE LOS JAMASES, eres ni serás una choni. De hecho, según tu criterio, tienes más posibilidades de que tu jefe te ordene ir a su despacho para alabar tu trabajo, que de ser una choni. Porque, ¿choni, tú? Ay…jeje…como que te da una risa floja y condescendiente tan solo de pensarlo. ¡Pero si túLEER MÁS

¡Ya están aquí las rebajas de enero! ::::Inserte aquí la imagen del telediario con la primera señora que entra triunfante en El Corte Inglés:::: Sobra decir que unas rebajas no son rebajas sin que Matías Prats nos deleite con las imágenes de las señoras hacinadas en la puerta de este magnífico establecimiento. Aunque desde aquí entono mi pena nostálgica porque esta  estampa se está pasando al lado vintage, ya que cada año las rebajas varían de fecha más que la menstruación. O sea, que vas tú por la calle comercial de turno a golpe de 29 de diciembre, con el rostro a una sonrisa pegada,LEER MÁS

  ¿Por qué se le llama “Fin de año”, si lo que es finalizar, no finaliza nunca? Encima, resulta inquietante que a las ocho de la mañana digas que es “NOCHEVIEJA”. ¿Pero cómo va a ser eso posible? Las mañanas son las mañanas y las noches, las noches; y que no me vengan con rollos que ya me estoy viniendo arriba con mi cabreo personal hacia este día.LEER MÁS