Yo solo me depilo para mi ginecólogo

Yo solo me depilo para mi ginecólogo

mala tumbadaY para mi dermatóloga, para ser exactos, que vigila todos los lunarcillos de mi cuerpo serrano con una lupa, incluso los espacios que hay entre los deditos de los pies. Con lo cual, no solo tienes que estar pendiente de haberte depilado bien, sino también de no llevar pelotillas de lana en los pies, porque ya sabéis que aquí, mi menda, es un friolera y va con los pinreles repletos de pelotillas de pelusas de mis míticos calcetines con 80% lana merina. Me gustaría encontrarlos al 100%, pero en un mundo de poliésters, ya poco puedo hacer.

Y lo peor de todo es que te pasas la cuchilla en la ducha a las siete de la mañana, y entre la miopía, astigmatismo y que la cortinilla de mi ducha hace como una sombra rara, los resultados depilatorios no suelen ser los deseables.

Además, es que siempre me pasa lo mismo. Estoy en la sala de espera del médico, y en esto,  tengo que ir a hacer pis ya pero ya mismo. Así que al llegar al baño….¡¡¡¡HORRRORRR!!!: cortes con sangre reseca, zonas con pelos más largos que un día sin pan, ingles irritadas y con megamix de pelos/nopelos por todas partes. ¡Un cuadro!

El asunto es que ya no hay solución, y de esta guisa entro en la consulta, rebosando una seguridad en mí misma desbordante, obvio (¡hola, ironía!). ¿Adivináis entonces cuál es mi método para hacer frente a esta situación de piernas llenas de pelos y cortes? ¡¡Premio!! Soltar chorradas sobre el asunto, como que me ha depilado el de Pesadilla en Elm Street. Ya no cito siquiera a Eduardo Manostijeras porque él era un artista y no me haría ese desastre, sino que por ejemplo me podaría una Gioconda versión muslos peludos. Definitivamente, mi dermatóloga debe de pensar que estoy como una chota. No va desencaminada.

Es que a ver, estoy hasta las narices de la depilación. No veáis cuán feliz soy con el combo INVIERNO + COSTILLO CON CONFIANZA. Una gozada, no hay más. De manera que cuando le digo: “la semana que viene tengo gine, y la que le sigue me toca con el derma, jopé qué rollo”, el señorito baila por bulerías y le da gracias a esos dioses a los que tanto  ha rezado. Que lo disfrute, porque hasta que llegue el verano eso va a quedar tal cual, ya se lo aviso. Aunque él es un hombre de naturaleza positiva, y de cualquier cosa extrae algo provechoso, como que mis pelos modo lija del cuatro, le hacen una exfoliación buenísima para liberarse de esas células muertas que no pintan nada.

Bueno, y no hablemos ya del tema de la depilación en las pelis y demás. Y ojo, que ya no me refiero al telefilm de sobremesa de Antena Tres, sino a películas con renombre . ¡Un despropósito! ¡Eso es lo que es!

Y a esto vamos a dedicarle un apartado propio porque yo, como espectadora y mujer con pelos, me siento claramente indignada. O sea, vayamos por partes, que aquí hay chicha de la buena y ya me estoy poniendo de mala leche. Pues nada, que llevo unas semanas viendo en la tele escenas de películas de época, pongamos por ejemplo, sobre la Segunda Guerra Mundial. Vemos entonces que cuando la prota está muerta de frío y hambre en la Polonia ocupada por los nazis, por azar del destino, por fin se reencuentra con su enamorado y su consiguiente escena de pasión bajo un puente. Atención al asunto, pues…

¿ NO VAN Y NO PONEN A UNA PAVA CON LAS AXILAS QUE NI EL ANUNCIO DE REXONA?

Yo, claro, me pregunto perpleja: “¿Pero esta pobre chica no estaba hasta hace dos minutos escondida en un armario y sin comer desde hace tres semanas?”. El Costillo me suelta: “Mujer, se habrá hecho la definitiva”. Con un comentario así, te quedas sin respuesta.

Por otra parte, están las pelis en las que una parejita o un grupito de personas se quedan abandonados en un lugar desconocido, como una selva, una isla desierta o una cordillera nevada. Huelga decir que habrá rollete entre el guapo y la guapa, y que en el momento romántico ella se saca su camiseta y ni rastro de pelos sobaqueros. No os digo nada ya de sus piernas suaves como el culito de un bebé y su ingles brasileñas. Yo,  que salto a la mínima, le digo al Costi: “Pero dime por qué esta muchacha lleva perdida en una selva siete meses y no tiene ni un pelo en las piernas”, “Pues igual tendría cita con el gine ese día, mujer”, me responde con todo el sentido común del mundo. Sin palabras, directamente.

De todos modos os digo una cosa: que los directores de cine van por ahí de entendidillos, diciendo que su obra es de un realismo desolador y que crearon en todo momento imágenes lo más fieles posibles a la dureza de los hechos narrados; alabando a la actriz principal, ya que perdió  veinte kilos para la película y que quería mostrar el cuerpo femenino con las huellas de la miseria y la desesperación.

Desde luego que lo que es desesperada, tendría que estarlo la pobre, buscando unas cuchillas de depilar en medio de una guerra civil o en plena cordillera del Himalaya, donde se ha estrellado su avión. Y mientras el resto de la pandi se muere de hipotermia, ella dice: “ay, pues me acabo de encontrar en esta maleta unas Gillette Venus Breeze. Me voy a desnudar para depilarme porque nunca sabes lo que puede pasar”.

Pues mira, maja, ya te digo yo lo que te va a pasar: que si no te depilas y no haces la escena con sensual efecto, vas a volver a la cola del Inem o a protagonizar el cortometraje de arte conceptual para el Bachillerato de Artes del insti de tu pueblo.

!Pues marchando una de cuchillas, por favor!

Ya veré qué hago después con ellas…

 

 

2 comentarios

  1. pero ké grande por dios!! jaja eso siempre lo pienso yo siempre,ké daño hace el cine al vello asalvajado.
    te he descubierto por mi sister,muy fanses las dos 😉

    1. Author

      Diana, qué genial que te haya gustado!
      Pues si que sí, hombre, que ya está bien de tanta fantasía depiladora por ahí!😂
      Que las tías tenemos pelos! Qué indignación, por favor!

      No os preocupéis, chicas, que aquí está Mala para erigirse como el estandarte de las injusticias.

      Un abrazo y beso😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *