El Costillo me eclipsa

El Costillo me eclipsa

Mala Marta SánchezLo que parecía que iba a ser un personajillo de relleno del blog de Mala, resulta que ahora se está convirtiendo en el no-va-más.

La gente me comenta que se parte de risa cuando aparece mi Costi y, aunque es un motivo de orgullo, en el fondo me queda un poso de pelusilla aquí, en lo más profundo de mi ser. Que no es moco de pavo, porque a profundidad no me gana nadie.

Bueno, pues el caso es que vengo a denunciar el ninguneo que sufro por parte de la masa social y lectora cuando mi maromo anda de por medio. ¡E incluso familiar!, que esto ya es lo último, pues habréis comprobado en vuestras propias carnes que el hijo de uno siempre es más guapo, más equilibrado y mejor persona que el arrimado. 

Entonces tendré que suponer, no sin dolor, que eso ocurrirá en vuestras casas, porque en el seno de mi clan ya saben que tengo mis particularidades (es la forma finolis de decir que soy bastante chunga) y que se me va todo por la boca; aunque reconozco que en cuanto a este defectillo he mejorado mucho. Estoy aprendiendo a contar hasta diez y no me va nada mal.

Con lo cual, mientras que en el hogar de una familia typical de estas tierras, a la nuera o yerno de turno se les mira con lupa, en mi seno y coseno de padres y hermanos todos están esperando como agua de mayo las hilarantes narraciones y anécdotas del Costi, sus imitaciones de voces y acentos, sus reflexiones intelectuales y su saber estar de Lord inglés.

Yo a veces quiero meter baza y que alguien me haga caso, pero mi única estrategia es bailar y cantar Soldados del amor (con coreografía aprendida de memoria) de aquella casposidad llamada Olé Olé. Sí, respetados lectores y lectoras, me tengo que rebajar a imitar a la Marta Sánchez de los años 80 para que en mi casa se rían conmigo.

Entonces dale que te pego al “Tú y yoooo, soldados sin batalla”, [chun chun chun chun chu], coros: “los dooss”, yo: “ manteniendo guardiaa”, [chun chun chun chun chu]. Y entonces acabo sin aire porque yo sola tengo que hacer los coros y la voz principal sin olvidarme de la coreografía y la cosa termina casi en un soplo al corazón. Pero vaya, parece que se ríen. Claro que llevo con el mismo numerito unos treinta años y ya huele a resudado.

Así que después de mis minutos de gloria todo vuelve a la normalidad en la que mi madre le suelta al Costi en plan coña: “Perdona guapo, pero ahora ya se te pasó el período de garantía y no la puedes devolver (por mí, obvio). Así que apechuga con ella. ¡Toda tuya!”. Y todos en la mesa:

“JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”

Aunque ahora viene el momento estrella de Costi con ese solo operístico que todo tenor querría interpretar: “Eso me pasa por comprar del baratillo. ¡Mejor me hubiera ido comprando en el Corte Inglés!”. Y ahora sí que sí, que la platea se pone de pie y se arranca con un sonoro:

“JAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”

¿No son tronchantes?

Muchísimo. Mirad cómo me desparramo de risa: Ji i i.

Es que de verdad que todo me pasa a mí. Entonces por lo que veo, descartado lo de ser tan cómica como él. Me queda lo de desbordar inteligencia. Bueno, espérate…errr…va ser que tampoco.

Dado que el hombre con el que duermo es una especie de autoridad científica e intelectual encumbrada por él mismo, nadie le rebate sus teorías. Os preguntaréis que a qué viene lo de autoproclamarse inteligente; tranquilos, que con mucho gusto os lo explico.

Resulta que aquí, el Costillo, cuando está conmigo se viene arriba porque yo me considero un cagarro de la sabiduría y me creo todo lo que dice. Entonces si se tercia que estamos dando un paseo y vemos que hay un árbol con el tronco mitad marrón, mitad rojo; pone su cara de Premio Nobel de Física y me suelta: “Eso se debe a que es un árbol de tronco maderable pero el subsuelo no presenta las suficientes vitaminas para que la corteza disponga de la coloración determinada”. Entonces le pregunto: “¿Y en dónde has leído eso?” Respuesta:

“NO SÉ, SE ME ACABA DE OCURRIR”

¡Olé tus cataplines! ¡Bravo! ¡Póngame a sus pies!

Así es cómo reacciono ahora, porque hace mil años, cuando éramos una jovenzuela parejita me venía con esos rollazos y yo: “ohhhhhhhhhhh”, claro, estupefacta me quedaba. Pero ahora ya me conozco el asunto y le pido las fuentes de su hipótesis. De todas maneras, de nada me vale, porque si no las sabe, se las inventa y queda tan pancho.

Y ahora que me acuerdo…¡ajá! ¿Queréis un ejemplazo de eclipse total de mis aptitudes sapienciales? Allá voy: un día, yendo los dos por la calle nos encontramos con una antigua profe del SEÑOR INTELIGENCIA. Total, que la señora le pregunta por la carrera que acabó estudiando ya que, como bien repitió la sujeta seis veces, “era un niño que sobresalía de la media”.

Con lo cual le dijo que había estudiado “[inserte aquí nombre de carrera universitaria que se supone que es para cerebritos]” y la mujer respondió: “No podía ser otra cosa, dado el potencial”. Y entonces llega el momento en que me hace a mí la misma pregunta a lo que yo contesto: “[escriba el nombre de carrera universitaria que se asocia culturalmente a lerdos]”. Y no va la muy bruja y me suelta: “ah…bueno…pero eso es una chorradita de estudios, ¿no? No vayas a comparar con el esfuerzo del Costillo”. Qué pocholada de ser humano, ¿no es cierto?

Y así es mi vida. A saber: bebés de amigas que me eclipsan, Costillos que me eclipsan, hermanos que me eclipsan.. Como veis, un Total eclipse of the heart. 

Así que intuyo que si he hecho el ridículo con Soldados del amor durante treinta años, no pasa nada si sigo haciéndolo uno más. No me queda otra.

 

 

6 comentarios

  1. Jajajajajaja…… Me encanta !!!!

    Me gustó “sobremanera” Mala emulando a Marta SANCHEZ 😂😂😂😂😂😂

    No existe estrella en el “firmamento o cielo”que pueda eclipsar a mi niña

    You’re the best.

    1. Author

      La verdad es que mi imitación de “Soldados del amor” me suma muchos puntos como estrella en potencia del artisteo, así que acudiré a él tantas veces como me sea posible .

      Y siempre está bien saber que hay alguien que cree que una no tiene rival😘😘😘😘

  2. Buenísimo😂😂😂. Amorcito, decirte q ni siquiera el costi habría podido describirse a sí mismo con tanta gracia como lo has hecho tú👏👏👏! Y oye, otra cosa, 30 años imitando a la Sánchez y no me ha tocado ni una sola vez presenciar tan impresionante evento😱? Eso sí q es injusto y no la “eclipsacion” q te ha tocado sufrir a ti por parte de tu maromo😏😏😏

    1. Author

      Jajajajaja. Es que esas actuaciones son como aquellos Unplugged de la MTV😂😂. Aptas solo para público reducido y con ambiente íntimo.😁

      Pero no te preocupes, que semejante hit tendrá cabida en muchos capítulos más de mi vida.

      Gracias por el apoyo y beso😘😘😘

  3. Bravo por ese costillo pozo de sabiduría a la par que majo como las pesetas! Pero aún así imposible que eclipse ese gran temazo que es soldados del amor. Pagaría por ver esa actuación estelar!! Jajajaj

    1. Author

      Jajajajaja
      Hombre, a majo y encantador no le gana nadie. Debería ser Patrimonio de la Humanidad.

      El temazo de Olé Olé está ahí, no lo podemos obviar. Seguro q alguna q otra persona todavía lo tiene en cassette grabado directamente de Los 40 Principales.
      Un beso y gracias por seguir a Mala!😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *