Reseña cultural #4. ¿Cuqui o mierduki?: JUEGO DE TRONOS, MI VERSIÓN.

Reseña cultural #4. ¿Cuqui o mierduki?: JUEGO DE TRONOS, MI VERSIÓN.

resenaJesusito de mi vida la que se ha montado con esta serie.

Y aun habiendo visto solo tres capítulos,  me considero más que apta para exponer aquí y ahora mi visión, siempre objetiva y documentada, sobre este espectáculo televisivo del cual curiosamente no se puede mencionar ni su nombre. Aunque estés visitando un pueblo indígena del Amazonas o a los sherpas del Himalaya, te prohibirán vocalizar cualquier sonido relacionado con este fenómeno por aquello de los spoilers.

Por todo ello, y porque a provocadora no me gana nadie, me veo obligada a destripar los elementos más icónicos de esta serie, de la que conoces hasta el nombre del tío encargado del cátering aunque no hayas visto ni una entrega. Vamos allá:

a) Pasean mogollón: Por las escenas que pude ver, que me perdonen, pero allí solo había gente paseando. Bien al frío, bien al sol, pero mientras hablan siempre pasean. Supongo que los domingos también se llevan la radio en la oreja para ir escuchando el Carrusel deportivo, porque aunque tengan que luchar por su dinastía, también querrán saber cómo ha quedado el Levante.

b) Guerrear y fornicar: Estas son las otras dos actividades que practican en la serie aparte de la anteriormente mencionada. La de ruiditos raros que he escuchado estando en cama leyendo, mientras mi Costillo se quedaba en la sala viendo un capítulo. No me quedaba otra que levantarme y comprobar que se trataba de una escena porno-chacha. Claro, ahora me explico entonces lo de tanto paseo; entre tanta batallita y tanto polvete luego a uno le apetece salir a airearse un poquito. Normal.

c) Chulazos por doquier: Mira, aquí sí que no pongo objección alguna. La verdad es que hay tíos buenos a cascoporro, de todas las edades y condiciones, por eso se pasan el día dándole al fornicio. Nadie es de piedra y un guaperas siempre te alegra el día, vivas en Invernalia o en el otro sitio donde hace calor, que no recuerdo cómo se llama. Pero que vamos, que había desiertos y todo eso, o sea que bochorno, fijo.

d) Un trono lleno de pinchos: Aclaremos este tema de una vez por todas. Veamos, hasta lo que yo sé, un trono sirve para que repose sobre él un culo; por consiguiente que me expliquen por qué está lleno de puntas de espadas. Oye, que puede llegar un día el rey con una melopea de aquí te espero, caer en mala postura y meterse por sálvese la parte el pico de un espadón de esos. ¡Ya tenemos lío para tres temporadas más! Pero vaya, que en definitiva el trono es de los buenos, porque el acero va carísimo y ahí se ve que no han escatimado en nada.

e) Invernalia: Aquí vive el buenorro de Jon Nieve y, por cierto, tranquilos todos por la subida de las temperaturas en la Antártida, porque en Invernalia hay hielo para parar un tren. Lo que me extraña es que ni dios lleva bufanda. Los ves con sus cuellos al descubierto sin ni un foulard ni nada. Debe ser por todos los kikis que echan que luego les entran unos calores tremendos. Lo único que os digo es que yo sería un sabañón andante en esa región, comunidad autónoma o lo que sea ese sitio.

f) El peinado de Jon Nieve: A mí no me engañan. ¿Me quieren hacer creer que uno que vive en ese lugar, que es peor que Huesca en enero, y tiene unos rizos de anuncio? ¡Ja! Por eso lleva el tío dos litros de gomina Giorgi, que ya me he fijado yo. O sea, están en algo así como la Edad Media y ¿ya existía el champú para rizos elásticos de Fructis? No es por nada, pero para ser una serie de gran renombre han fallado en este tema estrepitosamente.

g) La tía de los dragones con pelo rubio platino: Google me dice que se llama Daenerys. Pues hija, Daraniss; perdón, Danyeras, perdón, Draerynis…¡mira, niña, como sea que te llames!, que quedaron descansados tus padres, ¿eh?. Bueno, pues a ver, que eres rubia de bote, y no disimules que te alisas el pelo con las planchas. ¿No sería mejor que destinaras más tiempo a volar en los dinosaurios esos o dragones o lo que sean? Envidia es lo que te tengo, que menudos maromazos te ligas.

h) Peña rarísima: No solo hay guapitos de cara. También salen unos individuos, extraterrestres o bicharracos la mar de raros. Que si unos gigantes peludos, que si unos zombis con ojos de Lucifer, que si bichos birraciales con cuerpo de lagarto y cara de león…. Vamos, un cristo. A mí, que me pongan un Cabárceno como es debido. Pero esto, no. Esto son animales de carnaval, anda y no me fastidies.

En definitiva, hasta aquí llegan mis vastos conocimiento de la serie; por lo que me veo perfectamente capacitada para concluir que me toca mucho las narices el pelazo perfecto del Jon Nieve en pleno temporal de lluvia y viento. Me da igual el guion y la fotografía.

VEREDICTO FINAL : ¡Mierduki!

reseña

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *