Papás y mamás New Age

Papás y mamás New Age

A punto de cumplir dos años de blog, me veo con la valentía suficiente (también son válidos los sustantivos “osadía”, “atrevimiento” y “coraje” o cualquier nombre abstracto que denote un par de narices para enfrentarse a algo, que es la tarea que emprenderé ahora mismo aun a riesgo de temer por mi vida) para tratar EL TEMA.

Vamos allá entonces. Tomo aire, lo mantengo unos segunditos en los pulmones, lo expulso suavemente y tecleo: ¿Qué carallo les pasa a las madres y padres de ahora? ¿Por qué viven en una secta sin ellos saberlo? ¿De qué van con sus aires de superioridad? ¿Por qué creen que han parido a un Ser De Luz? ¿Soy una vil persona por querer arrancarle los ojos a más de uno?

Demasiadas incógnitas que nunca serán despejadas. La vida es así. Hay cuestiones que jamás saldrán a la luz porque no hay nadie que se atreva a desvelar su oscuro mundo, como lo es esta nueva maternidad nutrida principalmente por el fundamentalismo. Para estos papás y mamás modernukis no hay término medio: o sigues sus preceptos educadores, o ya te pasas al bando de unos padres ignorantes y perezosos con respecto a la crianza de tu hijo.

Comencemos, pues, este análisis. Que sííí… de acuerdo, yo no tengo hijos, ¡pero qué más da! En el fondo, el cotejo de fuentes y datos en el mundo de la investigación está sobrevalorado, por lo que sin más demora, aquí comienza este meticuloso estudio gracias al cual podrás identificar a unos mamipapis New Age:

1. Siguen como borregos a un principio de autoridad que marca la ley: Menos a su madre, le hacen caso a cualquier mamarracho que abre la boca para recordar o inventarse algunos de sus mandamientos. Este líder puede presentarse en forma de:

– Un libro bestseller o una revista especializada con la portada en tonos pastel.

– Un gurú / pseudoexperto/ entendidillo que sale en un magazine de la tele dando consejos muy serio e imponente. En 10 minutos el programa se acaba y dan paso a un corrillo de cotilleo sobre la Pantoja y sus deudas. Muy fiable todo, no me digáis que no.

– Una asociación supermoderna y superhípster que ponen nombres en inglés a costumbres de nuestras madres. Importante: este gesto de tu madre que ahora se llama de otra manera, será alargado en el tiempo unos ocho años más de lo que hizo tu mami contigo.

Ejemplo: llevarte en brazos, AHORA SE LLAMA “PORTEO” Y LO IDEAL ES QUE SE PRACTIQUE CUANTOS MÁS AÑOS MEJOR. Se rumorea que un chico de segundo de bachillerato perdió la virginidad con una compi de clase en brazos de su madre. La madre, muy tranquila, expresó: “prefiero que lo haga en mi regazo que en cualquier sitio por ahí. ¡Con la de locos sueltos que hay!”.

– Las redes sociales. Con tal de no fiarse de su propio sentido común, se meten en trescientos grupos de Facebook y conversaciones de Twitter para intercambiar hilarantes modernidades varias. Gracias a ellos han aprendido que la palabra “NO” está prohibida para evitar causarle a la criaturilla un trauma psicológico.

– Una amiga que acaba de ser madre y que viene de vuelta de todo. Se sabe todos los métodos de aprendizaje, palabros impronunciables, consejos de última generación y se chulea de sus contactos con la directora de un colegio Montessori.

2. La maternidad/paternidad será la excusa que los eximirá de cualquier problema: A ver, un respeto, que todavía quedan clases y clases. Ellos ahora no son personas, son mamipapis, ¿te ha quedado claro? Consejo personal: no les lleves la contraria si quieres continuar el día de buen humor. En caso de no poder morderte la lengua, atente a las consecuencias; es posible que te suelten “No me extraña que no tengas hijos”.

Aclarada esta sugerencia por parte de la que escribe, citemos a continuación hechos cotidianos que se producen porque sí, porque son padres modernos y con eso tienen un carné especial para hacer lo que les sale de los cojones:

– Atascar con sus cochazos la calle en la que vives porque todos quieren aparcar en la puerta de la guardería. Sumemos la variante de dejar el coche en donde me sale de los ovarios porque soy mamá y no tengo más que añadir.

– Desmerecer tus logros alegando el hecho de que tú no tienes hijos, ergo tienes tiempo para lo que te da la gana. ¡Vayaaa! ¡Que mis sobresalientes en los cursos de idiomas me llegaron por inspiración divina, y no porque me pasaba las madrugadas empollando!

– Darte la vara en las cafeterías porque sueltan a los niños y no los vigilan. Y venga a golpear tu mesa con un camión de juguete, y dale a balancear la silla de al lado, y vuelta a subirse al rodapié y hala a gritar como una hiena enjaulada. De vez en cuando una madre dice: “Danaerys, estás molestando al señor”. Pero a Danaerys se la bufa y a su mamá también.

3. Sus nuevos conocimientos New Age los convierten en seres superiores, así que consideran que deben dar la brasa a todo cristo con sus chorradas y en caso de hablar con papis no tan modernukis como ellos, despliegan toda su erudición para hacerlos sentir inferiores y culpables. ¿A que son una pocholada de gente?

4. Ahora están con la moda de “deja actuar a tu hijo libremente”: Eso de decir a tu croquetilla que no haga eso y que sí haga aquello está totalmente OUT. ¿Quéé? ¿Que eres de los papás que le mandas recoger los juguetes? ¿Pero en qué época vives, en el Paleolítico Medio? Así que si te están dando pataditas en la espinilla y te estás cagando en toda la familia del crío, te tienes que aguantar, porque simplemente sus papuchis están dejando que su personalidad fluya libremente. Ya a solas les harán saber, leyéndole unas bellas fábulas de Samaniego del siglo XVIII, que lo de dar patadas está regulín.

5. Los nenes ya no pueden aburrirse: Vale, tenemos un día festivo por delante y los superpapis tienen la obligación de convertirlo en una diversión similar a la un día en Disneylandia, no vaya a ser que se aburran cinco minutos y les quede un shock postraumático. Su deber como papimamis New Age es tener toda la agenda cronometrada con tareas megadívers que colgarán en Instagram para que los demás papimamis New Age les respondan con otras actividades todavía más chachis. Ojo, toda esta dicha no sale de ellos, sino que ponen en Google “Qué hacer con los peques un día festivo”, y en un segundo aparecen un millón de webs con papimamis súper New Age con ideas hipercuquis. Por lo que me pregunto: ¿son padrazos chupipreparados pero tienen que buscar en internet cómo distraer a sus hijos?

Y ahí dejo esta pregunta en el aire con bastante enjundia, no me lo neguéis. Reflexionad sobre ella, ¡de lo contrario os llevaré al rincón de pensar!

7 comentarios

    1. Author

      Amén a ti, hermana Ana! 😁
      Concisión y precisión son tus aliados!👏 Gracias por tu comentario y sigue leyendo a Mala!

      Besoo😘

  1. Consecuencia de todo esto: fracaso escolar,niños maleducado, irresponsables e irrespetuosos a los que nadie ha inculcado valores ni la cultura del esfuerzo. Soy profe de secundaria desde hace 30 años y entre los compañeros hace tiempo que vemos como está degenerando la situación, hasta límites insospechados.

    1. Author

      Hola Eva!
      Justo hace un par de semanas hablaba con mi profe de Historia de mi insti, y me contaba que estaba a punto de jubilarse y que le apetecía de verdad, porque veía más a los padres que a sus alumnos. La presencia continua de esos padres criadores de chavales mimados estaban haciendo que su profesión fuese un horror.
      No sé cómo acabará todo esto, francamente.

      Gracias por tu comentario y sigo contando contigo.😘😘😘

      1. Lo guay será si algún día eres madre y vuelves a leer este artículo. Verás que risa. Abordas muchos puntos de una manera muy superflua y desde un total desconocimiento de causa. Aún así si es para los jajas y alguien se ha reído pues enhorabuena oye.

        1. Exactamente pienso lo mismo, se nota que no eres madre…. Yo no dejo k mis hijos molesten en sitios publicos, ni que vayan dando pataditas a la gente , pero x supuesto si k me preocupo d educarlos d la mejor manera e intento estar actualizada. Y donde tú vives no se pero donde yo vivo hay coches mal aparcados en doble fila tanto en los colegios como en la puerta de los bares…🤷, Y si soy madre y veo ambas mal.
          Y x cierto, portear no es llevar en brazos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *