Puesto que a cazurra y zopenca no me gana nadie, puede que os extrañe saber que siempre he sido muy fan del mundo académico. Y es que donde se pongan unos apuntes o esquemitas, ahí que voy yo como si no hubiera un mañana. De hecho, comencé mis días estudiantiles con solo dos años porque resulta que unos vecinos más mayores que yo empezaban el cole y no veáis la rabieta que pillé, que no había forma de calmarme. Claro, no era para menos. ¡Pedazo de envidia! ¿A quién no le apetece pasarse al lado oscuro de los deberes, exámenes, noches en vela y matemáticasLEER MÁS

  Visto que lo de buscar un lindo, apacible y relajante pasatiempo es una ardua tarea para todos (compruébese que no exagero aquí), he decidido narrar la segunda parte; esta vez en versión montaje de la directora, sin cortes y con contenido extra solo para coleccionistas. Más que nada para que cuando lo saquen al mercado en versión Blue-Ray, puedan poner en la carátula de la cajita “Edición Deluxe”, que eso viste mucho para regalarlo. Además, yo no me merezco estar en la estantería de saldos con la pegatina de 5’90 € , entre la segunda temporada de Farmacia de Guardia y el dvd Zumba: adelgaza bailando.LEER MÁS

Lees en el apartado de psicología de la revista Pronto, que tener un hobby es absolutamente fundamental para el buen funcionamiento de la cabecita humana. Y si lo dice la Pronto es que hay que hacerle caso como si fuera un dogma de fe, porque no me digáis que no es una fuente fiable cualquier cosa que leas en esta revista. Para empezar, en su plantilla hay profesionales especializados en todos los menesteres esenciales de nuestras vidas, de manera que más que periodistas, son nuestros asistentes personales: abogados que te resuelven dudas sobre tu comunidad de vecinos, cocineros con sus recetas sencillas a la parLEER MÁS