Viviendo en la costa como vivo, me reconozco muy afortunada al tener cerca esa brisa marina, ese rumor de las olas, ese niño tocahuevos con su pelotita, esa ascazo de arenita mezclada con un litro  de crema y, sobre todo, ese yogur que te llevas sin su cucharilla porque siempre te queda sobre la encimera. En fin, como veis está todo listo para crear un collage de recuerdos maravillosos y encantadores. Tan encantadores como el niño tocahuevos de la pelota, que ahora también chilla a diez centímetros de distancia de tu oreja porque resulta que el muchachín se niega a tomarse el Danonino. “Prefiero unLEER MÁS

Lo que parecía que iba a ser un personajillo de relleno del blog de Mala, resulta que ahora se está convirtiendo en el no-va-más. La gente me comenta que se parte de risa cuando aparece mi Costi y, aunque es un motivo de orgullo, en el fondo me queda un poso de pelusilla aquí, en lo más profundo de mi ser. Que no es moco de pavo, porque a profundidad no me gana nadie. Bueno, pues el caso es que vengo a denunciar el ninguneo que sufro por parte de la masa social y lectora cuando mi maromo anda de por medio. ¡E incluso familiar!,LEER MÁS

No sé si me estoy volviendo una insoportable o es que ya lo era antes, pero a medida que me voy haciendo mayor, más gili me pongo. Encima, así… rollo cascarrabias, que todo me molesta, que nada está a mi gusto y siempre rumiando en un tono de voz semi-inaudible, solo alcanzable por la raza canina . Lo que por estos lares llamamos ser un “rosmón” o una “rosmona”; término con mucha enjundia y de una riqueza léxica y semántica sin parangón. Yo ya adelanto que ser una rosmona tiene su truco. No se trata de quejarte todo el día, ni de ser la mártir de una generación.LEER MÁS