Vaya por delante que en casa tengo lo que se llama un MAROMAZO: alto, guapo, estiloso, culto, ingenioso, graciosísimo…y un etcétera de cualidades solo propias de él o de alguna deidad de la Grecia Antigua. El problema es que mi Costillo tiene, digamos, un pequeño defecto. Pero vaya, una cosilla así, sin importancia, que tampoco nos vamos a cebar ahora con el muchacho; y es que resulta que de vez en cuando, tiene ganas de ñaca-ñaca. Sí, hombre; que ya sabéis por dónde voy; de ñaca-ñaca, de kiki, de revolcón, de vicio y fornicio, de polvete. Resumiendo: de darle un homenaje al cuerpo. Ya veis,LEER MÁS