No sería ninguna novedad confesar que he sufrido insomnio desde siempre y que pasarme horas y horas despierta es mi firma de la casa. Es algo tan mío que le tengo hasta cariño. Es más, no es una idea descabellada incluir esta información en mi tarjeta de visita; en la que bajo una elegante marca de agua, se estampase:   “Mala de los Nervios, Perennemente insomne, y a mucha honra”   ¡Pues claro que sí! Con honra y sin vergüenza ninguna. Y con buen humor ignoro esos comentarios que circulan por ahí sobre este problemilla tan estigmatizado. Sin duda alguna, mi favorito es aquel queLEER MÁS

Ya sabéis que a veces me luzco eligiendo a mis amigos. Ya solo conociendo a Ansi, adivinaréis que no los someto a un cásting demasiado selecto. Pero vaya, que la chiquilla tiene siempre tanta energía y tantas ganas de vivirlo todo tan intensamente, que me da cosilla dejarla de lado. Ahora bien, a Nito (odia que lo llamemos Insomnito, dice que está muy mayor para eso) es que no lo aguanto y ya os lo he dicho miles de veces. Es verlo y me pongoooooo…brrrrrrr…me entran escalofríos. ¡Mira!, ¡mira como se me erizan los pelillos del brazo! No es para menos porque es abusón, un chulito,LEER MÁS