Qué envidia me da esa gente que tiene una facilidad pasmosa para sacarse selfies desde cualquier ángulo posible y superando todos los obstáculos habidos y por haber, bien sea porque la foto es tomada entre cuarenta mil personas en un concierto, bajando el rápido del río Sella o escapando de los antidisturbios en una manifa. Pues ahí los ves, CLIC CLIC CLIC con una sola mano y encima salen guapos y bien enfocados. Yo, de verdad que me saco el sombrero ante semejante destreza artística, porque aquí, la que escribe, no sabe hacerse un autorretrato ni cuando sale de la peluquería para mandárselo al CostiLEER MÁS