Siendo época de disfrute veraniego, de excursiones y de pernoctar en lugares ajenos, alguna que otra vez te encuentras buscando en internet un cobijo resultón y barato. Para dicha tarea te ayudas de esos buscadores de alojamientos que conocemos ya casi todos y que son una maravilla de la comodidad. Ya sabéis, esas páginas en las que en donde pone “Destino”, tú tecleas “Ámsterdam”, de la misma manera que escribes los precios entre los que te quieres mover, y voilà , ahí te aparecen tres mil quinientas opciones de fotos cuquísimas de habitaciones con vistas a los canales, y dices “Ay, qué pocholada”, y loLEER MÁS

¡Hay que ver lo que nos gusta viajar! Deambular por calles de soberbia arquitectura, contemplar paisajes cuya belleza derrite el hielo, :::::::::::::::::::::y el desayuno buffet::::::::::::::::::::::::::::: visitar barrios pintorescos, adentrarnos en museos de supremo interés, practicar otros idiomas, ::::::::::::::::::::y el desayuno buffet::::::::::::::::::::::::::::::: degustar los postres más ricos, hacer largas caminatas en bosques de cuento de hadas :::::::::::::::::::y el desayuno buffet::::::::::::::::::::::::::::::::   Vale, que sí. Que hemos entendido que a todos nos fascina el desayuno de los hoteles. De hecho, después de un estudio que he realizado yo misma estos últimos años centrándome en este área, he llegado a la conclusión de que el ser humano presentaLEER MÁS