TUTORIAL #3: Cómo hacer un buen examen

TUTORIAL #3: Cómo hacer un buen examen

ExamenVuelven los tutos de esta fuente del saber y del conocimiento que soy yo. La misma que te adoctrina sobre el denostado arte de ligar, te enseña también a sacar lo mejor de ti para que realices el examen que te eleve a la categoría de cerebro privilegiado.

Si es que una cosa no quita a la otra. Puedo ser tu referencia en temas relacionados con las artes amatorias, al mismo tiempo que me convierto en tu guía del éxito intelectual y erudito. Como veis, poseo una generosidad de amplio espectro. Lo mío es dar, compartir.

Así que después de esta breve introducción aclaratoria en la que derrocho de todo menos modestia, procedamos a citar las claves que te permitirán dejar estupefacta a la persona que corrija vuestra prueba de conocimiento y de aptitudes varias. Si bien, ojo, he de aclarar que el TRUCO CONSISTE EN HACER LO CONTRARIO DE LO QUE YO EFECTÚO EN MIS EXÁMENES, resumido todo ello en los siguientes puntos:

ANTES DE QUE TE ENTREGUEN EL EXAMEN, CONSIGUE EL MISMO ESTADO DE NERVIOS COMO SI TUVIESES LA CABEZA ESPERANDO EN LA GUILLOTINA: Es el estado ideal para dar lo mejor de uno mismo, ¿verdad? ¿Quién no se siente un triunfador cuando le tiemblan desde las pestañas hasta los pelillos de las piernas?

COMIENZA EL EXAMEN CON UN PÁRRAFO ROMPEDOR QUE DEJE ATÓNITO AL TIPO O TIPA QUE ESTÉ CORRIGIENDO: Pongamos que la pregunta de desarrollo es El Renacimiento, olvídate entonces de empezar a la de ya con un: “El Renacimiento es un movimiento cultural que se origina en Italia a principios del siglo XV, llegando a España un siglo más tarde….” ¡NO, NO, NO!
ASÍ, NO.
Lo que debes hacer es consumir cuarenta y cinco minutos de examen pensando en cómo iniciar tu ejercicio de una forma distinta, con gancho.
Por supuesto, sabes que te estás metiendo en un berenjenal de los guapos pero aun así, tú eres Mala y la simplicidad no va contigo.

UNA VEZ QUE HAYAS PENSADO Y REPENSADO TUS PRIMERAS LÍNEAS, TE DAS CUENTA DE QUE HAN TRANSCURRIDO CINCUENTA MINUTOS: Es igual, ya me apuraré luego. Lo importante es que mi introducción va a quedar verdaderamente espectacular: “Tras el ocaso del Medievo, surgen progresivamente brotes de lo que pronto se convertirá en un período dorado para las artes y el Humanismo en general. En los albores de lo que consideraremos asimismo el puente entre la ominosidad de la Edad Media y la innovación de la Edad Moderna, emergerá una positiva y esplendorosa ideología que dominará toda Europa Occidental, de igual manera que irrumpirán una serie de artistas que cambiarán el rumbo de la historia en el viejo continente”

¡Toma y toma! Maximalismo a tope.

¿Me ha quedado hortera? Sí. ¿Es un circunloquio de algo que se podría expresar en dos líneas? También. ¿Me he liado malamente y a ver ahora cómo hago ya que no tengo tiempo para nada más? Obvio.

Pero así soy yo. Las ganas de complicarse la vida puede con todo.

MIRAR COMPULSIVAMENTE A LOS DE AL LADO Y ACOJONARTE AL VER QUE TIENEN EL DOBLE DE HOJAS ESCRITAS QUE TÚ: Sobre todo, odio infinito hacia el ser humano que dice “¿Me puede dar otro folio, por favor?” Pero a ver, ¿qué le pasa a esa gente? ¿No le llegan los cinco papeles en blanco que le han dado? Total, lo peor es que tú sigues anclada en la pregunta del Renacimiento y ellos ya están a punto de acabarlo todo.

ALERTA ROJA: el momento en que el vigilante suelta: “Quedan treinta minutos”. Pues muy bien, ya estaba yo tranquilita como para que me venga una voz sembrando el pánico. O sea, que tengo que acabar el comentario en veinticinco minutos, dejarlo listo y empezar, desarrollar y terminar el último ejercicio. Por supuesto, aquellos que pedían folios ya lo han entregado hace media hora gracias a sus mentes superdotadas.

Yo, me quedo en la patrulla de torpones o avispados, según se mire, ya que vamos a dejar el examen bien terminadito en veinte minutos, incluyendo nuestros prólogos barrocos e infinitos. MERITAZO.

Con lo cual, con este método tu nota puede oscilar entre un 1’5 o un 9’75; es lo malo de mi privilegiada técnica. Por eso aviso de antemano que intentéis llevar a cabo unas pautas totalmente opuestas a las mencionadas. Informados quedáis.

Y esto ha sido todo por hoy. No hay palabras suficientes para agradecérmelo, lo sé.

NOTA LEGAL: según el artículo no sé qué, de no recuerdo qué código, Mala de los Nervios no se hace responsable de cualquier pifiada que le surja al lector/a.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *