TUTORIAL #4: Cómo pasar una buena tarde de domingo tirada en el sofá

TUTORIAL #4: Cómo pasar una buena tarde de domingo tirada en el sofá

Amigas y amigos, después de un largo paréntesis hoy damos paso de nuevo a una de esas clases magistrales en las que despliego mi dominio en el terreno de la instrucción. Como ya sabréis, la finalidad de estos Malatutos no es otra que transmitir a mi, ya de por sí, cultivada masa lectora una serie de recomendaciones sobre numerosos y diversos temas para facilitarle su día a día. Dicho asesoramiento ha sido analizado y contrastado previamente por la que escribe, con lo cual, todo lo aquí afirmado será fiable al 100%.

Procedamos, pues:

  • QUÉDATE A SOLAS A CUALQUIER PRECIO: Hazte la enferma de un extraño síndrome contagiosísimo, coloca una bomba fétida en pleno salón o ponte con la Silkepil y su horrible ruido mientras adoptas una postura de gimnasta rusa en la que ocupes el sofá entero. Cualquier medida se queda corta para que largues al personal fuera de casa. El objetivo es ni más ni menos que estar a tu aire una tarde, o sea que aquí no hay ley civil ni penal que se interponga en medio.
  • ELIGE LA INDUMENTARIA QUE VAYA MÁS ACORDE CON LA SITUACIÓN: En este punto no admito discusión alguna. Existe un uniforme universal para este gran acontecimiento y es único e inamovible: parte de arriba de un chándal, parte de abajo de un pijama, tetis a su libre albedrío, bragas estiradas a base de un programa de la lavadora no adecuado para la corsetería, calcetines de lana con bollos y agujeros a partes iguales, pantuflas de borrego y, como broche final, un moño choni en el pelo sujeto con una pinza de color rosa chicle. Derrochas un raudal de sensualidad y lo sabes. Lástima que estés sola y nadie pueda contemplar tu lasciva imagen de mujer fogosa y ardiente.
  • ANTES DE TUMBARTE, COLOCA CERCA TODO LO QUE VAS A NECESITAR: Atención todo el mundo, puesto que este es uno de los asuntos de crucial importancia. Es más, según la exhaustividad con la que procedas en la preparación de tu nido, tu tarde se puede convertir en la relajada siesta del león en la sabana africana o en el famoso juego de las sillas, en el que cada dos por tres te estás levantando y voviéndote a sentar porque necesitas imperiosamente tu boli favorito para hacer el autodefinido mientras ponen los anuncios. Haz hincapié en que estos objetos estén dispuestos a golpe de gesto manual. Si debes incorporarte para acercarlos a ti y, con ello, hacer un abdominal, significa que no has organizado tu aposento con el suficiente detalle.
  • TEN EN CUENTA EL CANAL QUE VAS A ELEGIR: (Relacionado con el punto anterior). De ningún modo podemos tratar este apartado como una cuestión banal, ya que no es lo mismo ver la peli de La 1 que elegir el melodrama típico de sobremesa de Antena 3 en donde cada dos por tres te dicen: “Volvemos en seis minutos”. ¡Ja! ¿Pero de qué va esta gente? Que tú más de una vez has echado cuentas y se han tirado hasta 8 minutos 30 segundos vendiéndote suavizantes de ropa, un coche que nunca comprarás y una leche sin lactosa con la que las tías que allí aparecen se muestran orgasmando de felicidad desde que desayunan en color lila como su tetrabrick.

¿Estás por la labor de tragarte toda esta caca en forma de spots     televisivos? Pues entonces hazte con la novela que estás leyendo por las noches, el Autodefinidos Orión, el libro de colorear mandalas, la tablet, el móvil, el suplemento dominical y un platito con fruta y un yogur. En una guardería tienen menos entretenimiento, lo sé. Lo peor de todo es que te dedicarás a todo y a nada al mismo tiempo.

  • PON EL MANDO DE LA TELE EN UN SITIO FIJO: Si no quieres estar buscando cada tres segundos el mando entre los pliegues de la manta, debajo de la manta, entre la manta y el sofá, detrás de un cojín o entre dos cojines, DECÍDETE YA POR UN SITIO FIJO PARA DEJARLO CADA VEZ QUE LO SUELTES. Si pasas el 85% del tiempo de lo que se supone que es tu tarde de túmbing buscando el mando, tal y como a mí me ocurre, sal de casa y vete a hacer senderismo. Harás el mismo deporte y mismo gasto de calorías, pero al aire libre, que es más sano.
  • NO TE DESESPERES EN CASO DE QUE NO TE ENTRE EL SUEÑO: No entiendes nada, lo tienes todo a tu favor para quedarte dormida: una bazofia de peli en la tele, la persiana a la altura justa para que Morfeo llegue a tu vida con más facilidad y el sofá para ti sola. ¡Y no hay manera de echarte una siesta! ¿Será posible? Seguro que al día siguiente te quedas dormida hasta en el autobús. ¡Porrrca miseria!

Y hasta aquí la exposición de hoy. Sin olvidarnos de que suele haber un desajuste entre las expectativas previas y lo que realmente ocurre después: que a las seis menos cuarto ya estás harta de la tele, del libro, de la tablet y del mando que estaba aquí y que justo ahora no lo encuentro.

NOTA LEGAL: Según el artículo no sé qué, de no recuerdo qué código, Mala de los Nervios no se hace responsable de cualquier pifiada que le surja al lector/a.

2 comentarios

    1. Author

      Muchas gracias, Rocío! 😍😍
      Ya sabes qué hacer cuando estés aburrida: leer las chorradas de Mala. 😁😁 Y recuerda, siempre basadas en hechos reales y científicamente contrastados!😂

      Abrazooo😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *