Las pastillitas de la vergüenza

2 comentarios

  1. “Psicoterapia, ¡que miedo!. No, yo no estoy loco. Esto es pasajero y culpa de mis numerosos archienemigos.
    Soy un poco nervioso,eso sí; pero lo tengo controlado. Yo puedo, si quiero puedo. Soy un luchador y bla, bla, bla”
    (Yo, antes de que la psicoterapia me salvara la vida).

    1. Author

      Hola Juan!

      Qué maravilla de textito has escrito! En tres líneas has resumido los que a mí me llevaría 600 páginas 🙂

      Efectivamente, uno siempre cree quenson cositas normales, malas rachas, etc.; y no te das cuenta de que no tienes las herramientas que solo un profesional te puede ofrecer. Por eso me alegro un montón por ti.

      Abrazoooo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *